Aborto, un tema ético y sanitario: En torno a la renuncia de la Ministra de Salud, Helia Molina

Por Kemy Oyarzún, PhD en Filosofía, Académica de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

¿Es el aborto un tema ético o un problema de salud? Un debate de país implica destapar prejuicios y polaridades excluyentes. Es una forma de ir recuperando la educación cívica con la que muchas y muchos crecimos en este país antes de la Dictadura. Así, el aborto interpela principios como la equidad y los derechos y es por lo tanto un problema ético, sanitario y socio-económico.

Año tras año hemos constatado que desde el retorno a la democracia, los derechos de la mujer a decidir sobre su cuerpo se han venido esfumando tras la defensa trascendentalista de la vida del cigoto, nudo sobre el cual se proyectan ficciones biológico-religiosas, que no son nunca asumidas como tales. Los seis días que dura el viaje del embrión en su desplazamiento a la Trompa de Fallopio han venido  tornándose notoriamente más significativos que la vida entera de las mujeres y de sus derechos.  

"Aquí hay una voluntad de un sector político e ideológico de frenar el tema del aborto y de luchar contra este gobierno y terminar el año con un despido de una ministra y no con la ley de la descentralización, no con la reforma laboral y no con la desgracia de la política y el dinero como es el caso Penta", sostuvo Soledad Barría, ex Ministra de Salud respecto a las declaraciones de Helia Molina, ex titular de Salud del actual Gobierno.

Molina había señalado el 30 de diciembre que “en todas las clínicas 'cuicas' de este país muchas de las familias más conservadoras han hecho abortar a sus hijas. Las personas con más dinero no requieren de leyes, porque tiene los recursos".  Barría, quien también renunció en el pasado por la no notificación de 25 casos de VIH en el Hospital de Iquique aseguró concordar con las declaraciones de Molina, aunque no necesariamente con la forma, según la radio ADN. Por su parte, la diputada Karol Cariola, integrante de la comisión de la cámara baja de Salud, había señalado como matrona que se debe poner el aborto como tema “sanitario y de políticas públicas”.

Chile es uno de los pocos países en los que el aborto está criminalizado en todos los casos, a diferencia de países vecinos como Argentina o Uruguay. De hecho, fue precisamente la Ley Merino la que decretó la prohibición de aborto en 1989, en favor del proyecto natalista-familista.

“La despenalización del aborto es un problema ético y sanitario, porque involucra el derecho a tener derechos".

Desde entonces se mantiene incólume el Mandato de Jaime Guzmán: La madre debe tener el hijo aunque éste salga anormal, aunque no lo haya deseado, aunque sea producto de una violación o aunque de tenerlo, derive su muerte. Si eres joven, mujer y pobre, siempre serás considerada un riesgo social.  A las jóvenes empobrecidas de este país se les asigna una sexualidad “meramente biológica” y “natural”. Pura libido “irresponsable”, “promiscua”, es aquella concebida por sexólogos y penalistas, siempre a expensas de la subjetividad y del derecho a decidir sobre el cuerpo. Trágicamente en los años 30 en Chile se logró el derecho a abortar legalmente antes que se le permitiera sufragar a las mujeres.

La despenalización del aborto es un problema ético y sanitario, porque involucra el derecho a tener derechos. La ética es la apertura a las y los demás, a quienes miran el mundo de modo diferente a nuestras comunidades.  Ella nos abre a la posibilidad de extrañarnos y asombrarnos frente al mundo, así como reflexionar sobre la moral orienta nuestros actos y la ley que los limita y circunscribe. En este sentido, la ética es un principio motor en la trayectoria  de los Derechos Humanos. Es preciso acotar que la ética y la ley encarnan en comunidades interpretativas, habitando en instituciones concretas, socio-económicas, históricas y cambiantes.

En este sentido, la despenalización del aborto abre un debate interdisciplinario y plural de gran envergadura para la profundización de la democracia y la consolidación de nuestro derecho a tener derechos. Por ello, se trata de un debate que involucra el derecho a la salud, en tanto derecho  de las humanas y de los humanos, entendiendo que la equidad es un asunto público, que tiene aristas sanitarias, éticas, económicas y legales.

La despenalización del aborto es un problema ético y sanitario, porque involucra el derecho a tener derechos.

Categorías: