El cáncer de hígado: Una enfermedad abandonada a su suerte

El hepatocarcinoma es el sexto cáncer más frecuente en el mundo y la tercera causa de mortalidad. El consenso presentado por la Asociación Chilena de Hepatología busca iniciar un trabajo conjunto con el Ministerio de Salud de Chile para garantizar su diagnóstico y tratamiento (Fuente Congreso Chileno de Gastroenterología).

En el marco del Congreso Chileno de Gastroenterología, que desarrolla hasta este viernes la Sociedad Chilena de Gastroenterología (SCHGE) en Coquimbo, la Asociación Chilena de Hepatología (ACHHEP) presentará un Consenso para el tamizaje, diagnóstico y tratamiento del cáncer de hígado o hepatocarcinoma, una enfermedad común en Chile donde  las enfermedades del hígado son la quinta causa de muerte.

El anuncio, según el Dr. Carlos Benítez, director de la ACHHEP, busca dar verdadera importancia a una enfermedad cuya relevancia permanece subestimada, alertando a médicos de la red asistencial, en sus diversos niveles, para la detección temprana de esta enfermedad. Asimismo, Benítez insistió en un llamado a las autoridades sanitarias para implementar estrategias que permitan detectar en fases tempranas las enfermedades crónicas del hígado, las cuales dan origen a la enorme mayoría de los hepatocarcinomas.

El especialista señaló que a nivel mundial el cáncer de hígado -Hepatocarcinoma- es el sexto cáncer más frecuente, y en términos de mortalidad, es la tercera causa de muerte. En Chile no existen estadísticas propias, respecto a su incidencia, frecuencia o mortalidad. “Hay trabajo pendiente en dimensionar la magnitud del problema para poder implementar políticas sanitarias de forma racional”, aseguró Benítez.El vocero de ACHHEP explicó que las estrategias de tamizaje para una detección precoz, diagnóstico y tratamiento de hepatocarcinoma en Chile, son pobremente implementadas, sobre todo en el sistema público de salud y tampoco hay un acceso garantizado a su tratamiento, como radiofrecuencia o quimo ecualización, cirugías, trasplante hepático y quimioterapia. “Lo anterior es paradojal si se considera que existe amplia evidencia respecto a la costo-efectividad de la detección precoz y tratamiento del hepatocarcinoma”, señala el Dr. Benítez.

El consenso que actualmente se trabaja en el Congreso Chileno de Gastroenterología, busca generar acuerdos a nivel nacional a cargo de expertos en el área de hepatocarcinoma, entre ellos hepatólogos, cirujanos, radiólogos diagnósticos e intervencionales, oncólogos, y radioterapeutas. “El objetivo no solamente es académico o educativo para la comunidad médica, sino que una vez generado un documento consensuado con todos los implicados en el diagnóstico y tratamiento del hepatocarcinoma, esperamos poder trabajar junto con las autoridades del Ministerio de Salud, de manera de generar compromisos y que ésta sea una patología cuyo tratamiento esté garantizado en el sistema público y privado”, puntualizó el especialista.

OPORTUNIDADES A TRAVÉS DEL GES Y LEY RICARTE SOTO

El desarrollo de este consenso abrirá una ventana de oportunidades, aseguró el director de ACHHEP. Cada año se evalúa el ingreso al GES y eventualmente a través de la Ley Ricarte Soto, de nuevas patologías; de manera que algunos de estos tratamientos puedan garantizar accesibilidad equitativa. “Este año intentamos incluir el hepatocarcinoma, en el contexto del tratamiento de la cirrosis, dentro de las patologías que postulan a ser financiadas por el GES, pero no lo conseguimos pues las autoridades consideran que los costos asociados son elevados y se ha preferido abordarla como una enfermedad separada. Lo anterior nos frustra, pero pensamos que un trabajo sistemático y serio nos llevará a buen puerto”, insistió Benítez.

CIRROSIS, SU PRINCIPAL CAUSA

La principal causa de hepatocarcinoma es la cirrosis, presente en aproximadamente el 95% de los casos en occidente. La frecuencia varía de acuerdo a las distintas etiologías subyacentes a la cirrosis, como el alcoholismo, el virus de hepatitis C y el hígado graso no alcohólico. En opinión de la ACHHEP, la forma de prevenir el hepatocarcinoma se relaciona con el diagnóstico precoz de las enfermedades crónicas del hígado y su adecuando tratamiento. ”Existen medidas que son relevantes como es tomar consciencia de los daños que produce el alcoholismo, sobre todo en el largo plazo. El consumo significativo de alcohol, de más de 20 grs. a la semana en mujeres y más de 60 grs. para los hombres se expresa a futuro en el desarrollo de cirrosis. En el caso de la hepatitis C, la detección en forma de chequeo serológico para virus C después de los 50 años. Y en el caso del hígado graso, que es otra causa muy común, tener conciencia de que el estilo de vida sedentario y la dieta inapropiada, contribuyen al desarrollo de sobrepeso y obesidad, a dislipidemia, diabetes e hipertensión, todos estos factores asociados al desarrollo de cirrosis y hepatocarcinoma. Frecuentemente el hígado graso es considerada como una entidad poco relevante, pero se trata de un grupo de pacientes en que la frecuencia de cirrosis hepática inaparente es muy alta, de hasta un 11% en diabéticos mayores de 50 años.

El Consenso de Hepatocarcinoma es uno de los temas abordados en el Congreso Chileno de Gastroenterología, que bajo el lema “Construyendo puentes en gastroenterología”, reunirá a expertos de Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, República Dominicana, Reino Unido, España y Japón, para debatir acerca de los nuevos desafíos de esta especialidad en Iberoamérica y Asia. Más información en www.sociedadgastro.cl